El envejecimiento activo tiene como objetivo reducir las desigualdades en materia de salud y mejorar la vida de las personas mayores.

¿Qué es el envejecimiento activo?

La esperanza de vida ha aumentado considerablemente desde hace unas décadas en nuestro país. Ahora, las personas vivimos una media de años superior a los 80. Vivimos más tiempo y queremos aprovecharlo de la mejor forma posible, disfrutando de lo que más nos gusta, de nuestros seres queridos y participando en la sociedad. Todos deseamos llegar a la vejez con una buena salud, con bajo riesgo de enfermar y con excelente estado funcional, tanto físico como mental.

“Vivimos más tiempo y queremos aprovecharlo de la mejor forma posible, disfrutando de lo que más nos gusta, de nuestros seres queridos y participando en la sociedad.”

De hecho, gran parte de las personas mayores, hoy en día, se mantienen sanas, activas y autónomas el mayor tiempo posible. Y, además, también demandan un espacio y una voz en la sociedad. Tienen inquietudes, proyectos, … En definitiva, ganas de hacer cosas. Y esto es precisamente lo que defiende el envejecimiento activo.

La Organización Mundial de la Salud definió el envejecimiento activo como el proceso de optimización de oportunidades de salud, participación y seguridad con el objetivo de mejorar la calidad de vida a medida de las personas envejecen. Las políticas de envejecimiento activo tratan de potenciar las capacidades de las personas para participar en asuntos sociales, económicos, culturales, espirituales y cívicos, y no sólo estar activos física o económicamente.

Dos personas mayores pintando en un taller
"Las políticas de envejecimiento activo tratan de potenciar las capacidades de las personas para participar en asuntos sociales, económicos, culturales, espirituales y cívicos"

Pilares básicos del envejecimiento activo

La ampliación de la esperanza de vida ofrece oportunidades tanto a las personas mayores y sus familias, como a la sociedad en su conjunto. No obstante, el alcance de esas oportunidades y contribuciones depende en gran medida de un factor: la salud. En este sentido, la OMS destaca tres pilares básicos relacionados con el envejecimiento activo.

Actividad Física

El ejercicio regular proporciona grandes beneficios en la salud de las personas mayores. La actividad física ayuda a los adultos mayores a mantenerse saludables y vivir de manera más independiente. Los ejercicios aeróbicos, musculares y de equilibrio son ejercicios físicos adecuados para las personas mayores y favorecen un envejecimiento activo y saludable.

  • Actividad aeróbica: los ejemplos de actividades aeróbicas adecuadas para adultos mayores incluyen caminar a paso ligero, andar en bicicleta, bailar en línea y bailes de salón.
  • Actividad de fortalecimiento muscular: entre las actividades que fortalecen los músculos se incluyen ejercitarse con máquinas de gimnasio, mancuernas, bandas de resistencia y ejercicios de peso corporal, como flexiones de pared, sentadillas y levantamientos de pantorrillas.
  • Ejercicios de equilibrio: los ejemplos de ejercicios de equilibrio que mejoran el equilibrio incluyen: tai chi, qigong, caminar hacia atrás, caminar de lado, caminar con los talones, caminar con los dedos de los pies y ponerse de pie desde una posición sentada.
Portada envejecimiento activo

Bienestar mental

Tan importante como la salud física es la salud mental en los adultos mayores. Nuestra salud mental afecta la forma en que pensamos, sentimos y nos relacionamos. A medida que envejecemos nuestra salud mental puede cambiar. El riesgo de padecer enfermedades como la demencia o Alzheimer aumenta.  Por eso es importante que seamos proactivos en nuestros esfuerzos por retrasar la aparición de problemas de salud mental en la vejez.

Nuestra salud mental afecta la forma en que pensamos, sentimos y nos relacionamos.

Las personas mayores deberían desafiarse a sí mismas para aprender y probar cosas nuevas con regularidad para mantener el cerebro en constante actividad. Actividades que disfruten y que les ayuden a conseguir alcanzar el envejecimiento activo. En este artículo puedes encontrar una lista de opciones para todos los gustos.

Participación social

Dos personas mayores en la playa

La participación social es uno de los tres pilares del modelo de envejecimiento activo destacado por la OMS. Y no es para menos. De hecho, mantener la participación social es crucial no solo para la calidad de vida de las personas mayores, sino también para su salud. ¿Cómo se fomenta? Una de las formas más eficaces es a través del ocio.

Las residencias especializadas en el cuidado de mayores son una de las mejores opciones para garantizar esto. No solo tratan de que los mayores se mantengan activos físicamente y los estimulan mentalmente, sino que organizan eventos para que participen socialmente.

Ofrecen una variedad de actividades y talleres para que los residentes puedan entablar relaciones entre ellos mientras aprenden una nueva habilidad o, simplemente, pasan un buen rato. Una oportunidad de trabajar su cuerpo y su mente, pero también para aumentar su autoestima y autonomía.

El envejecimiento activo tiene como objetivo reducir las desigualdades en materia de salud y mejorar la vida de las personas mayores, sus familias y sus comunidades para así garantizar vidas más largas, saludables e independientes.