La vida es un continuo proceso de toma de decisiones, no siempre sencillas. Una de las más importantes es elegir la opción de cuidado para nuestros mayores .

En esta decisión entran en juego muchos factores, pero los que mandan, por encima de todo, son los motivos sentimentales. No cabe duda de que no hay mejor lugar para nuestros mayores que el cuidado en casa, rodeados del amor y cariño de la familia. Por desgracia, ese escenario ideal no siempre es posible.

Por ello hay cinco alternativas para nuestros mayores a valorar en este punto:

  • Mantenerse en domicilio con ayuda de la familia.
  • Mantenerse en domicilio con ayuda de un cuidador profesional (SAD).
  • Mantenerse en domicilio asistiendo a centro de día.
  • Las comunidades autopromovidas y autogestionadas.
  • Centros sociosanitarios (residencias de mayores).

Cuándo elegimos el cuidado en casa

Ayuda de un familiar

La primera opción planteada es la de recibir los cuidados por parte de la propia familia. ¿Quién mejor que un hijo, sobrino o nieto para devolver toda la dedicación y el cariño brindados durante tantos años? Nadie conoce los puntos débiles y las necesidades afectivas mejor que un familiar. No alterar sus rutinas aporta a nuestros mayores un punto extra de comodidad difícil de igualar.

Suele ser la elección idónea cuando nuestros seres queridos pueden hacer vida en su domicilio, con una ayuda puntual para el aseo, la comida, el vestido, las tareas del hogar o salir de casa para hacer la compra. Y puede requerir también adaptar habitaciones o baños, según la necesidad o dependencia.

Profesional del cuidado (SAD)

Entre los Servicios de Atención Domiciliaria (SAD) se engloban los recursos destinados a prestar apoyo y cuidados a domicilio. Es un servicio que se puede solicitar a tiempo parcial, completo o interno, según la necesidad:

  • Ayudas en las ABVD (Actividades básicas de la vida diaria) higiene, vestirse, traslados, alimentación.
  • Control de la medicación. Preparación, suministro y administración.
  • En el hogar, con labores de limpieza, compras o adaptación del domicilio para evitar situaciones de riesgo.
  • Integración en el entorno con desplazamientos fuera de casa.
  • Realización de actividades para el mantenimiento de las facultades cognitivas.

Otras opciones entre residencia o cuidado en casa

El centro de día

Los centros de día son concebidos desde su carácter socio rehabilitador y de estancia diurna. Constituyen un recurso adecuado para prevenir el progreso de situaciones de deterioro físico y psíquico, y preservan la conservación de la autonomía personal en situación de dependencia. Sabiendo que luego, al volver a su domicilio, va a necesitar de los cuidados que hemos hablado anteriormente.

Las comunidades autopromovidas y autogestionadas

La otra opción se basa en una gestión colaborativa y autogestionada también conocida como ‘cohousing senior’, o comunidades de adultos activos. Esta alternativa les permite estar rodeados de personas de edad similar participando en actividades culturales ajustadas a su estilo de vida.

Cuándo no podemos elegir el cuidado en casa

Centros sociosanitarios (residencia de mayores)

Cuando ya no es posible ofrecer todos los cuidados necesarios a nuestros mayores en casa, es cuando cobra sentido la alternativa residencial. Hay, grosso modo, tres niveles:

  • Primer nivel: residencias sin atención médica y que solo se centran en la manutención y supervisión y cuidado de los mayores.
  • Segundo nivel: residencias con un modelo generalista más desarrollado, con mayor programa de atención sociosanitaria, con supervisión médica.
  • Tercer nivel: residencias especializadas, con enfoque específico para el abordaje de distintas situaciones.

Todas ellas son opciones válidas, pero las residencias especializadas son centros basados en la gestión integral de las personas mayores para atender sus necesidades residenciales, sanitarias y sociales. Con la libertad que merecen, acompañamiento en cualquier momento del día y todas las atenciones médicas necesarias. En definitiva, un servicio a la altura de nuestros mayores para cuya elección encontrarás aquí todo lo necesario.

En los centros Valdeluz se suma, además, el acceso a unidades de convivencia, que consisten en habilitar espacios en los que conviven un número reducido de personas mayores con una atención más personalizada. Estimulación psicológica y sensorial, rehabilitación física y dietas adaptadas a cada residente. Sin olvidar la inclusión de un servicio especialmente dedicado a personas con enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer, Demencia, Parkinson)

atención como en casa en la residencia en Leganés

La calidad que buscabas

El mejor sitio, insistimos, es aquel en el que uno quiere estar. Y por eso conviene estudiar las múltiples oportunidades públicas, privadas y/o concertadas que tengan a mano. Elegir entre residencia o cuidados en casa debe ser una decisión sencilla y natural. Porque lo más importante es que, cuando ya no puedan estar en su casa, cuenten con un personal humano, que les haga sentir lo más parecido a su hogar y con personal especializado que le ayude en todas las patologías concomitantes, siempre buscando el bienestar total del residente.